Aprende a preparar una rica salsa de chile serrano para tus tacos con esta receta

No hay nada más insípido para un mexicano que una comida sin salsa. Sobre todo si eres un mexa de hueso colorado, de esos que van en busca de experiencias cada vez más intensas y para los que ni el chile de arbol, ni el jalapeño es suficiente, por lo que se refugian en otros especies de picantes que van en crescendo hasta las salsas de habanero o manzano, que son las reinas del picante.

los chile en México es un elemento muy importante para nuestro gastronomía. es parte de muchos platillos, empezando por los chiles rellenos y prácticamente no tiene fin, porque a casi todo le ponemos. Cuando una guiso No tiene ingredientes picantes, siempre está la poderosa opción de agregarle la salsa, que va bien hasta con huevos o frijoles, ya sean de olla o refritos.

incluso hay algunos tiendas de tortillas donde antes de despachar tu kilo de tortillaste dan un taco con salsa y que cuando no ha comido uno, bueno, sabe a gloria, así que es raro que digamos que no. Así, un mexicano, desde muy pequeño, aprende a comer chile y salsa, al menos paulatinamente, porque obviamente acostumbrar el paladar a esto no es tarea. sencillo y lleva muchos años, si no toda la vida.

Pero después de pasar por lo complicado proceso para aprender a saborear Chile, lo normal es que pongamos una salsa a competir con otra. Todo comienza con el green contra el rojo y el lío se vuelve cada vez más sofisticado cuando entran otros chiles con diferentes tonalidades, aunque lo de menos es el color, lo que importa es la textura, el sabor y los alimentos con los que se pueden combinar (Cuanto más, mejor).

En México hay por lo menos 50 variedades de chile y de estos solo 20 se usan con mayor frecuencia. Entre estos, por supuesto, se encuentran los chiles jalapeño, manzana, morita, pasilla, guajillo, de árbol, serrano y hasta habanero. Todos tienen su encanto y los alimentos que mejor saben en su compañía. Por ejemplo, la cochinita pibil, no se puede concebir sin este último chile, al igual que los huevos divorciados, no se pueden entender sin las salsas verdes o rojas.

Por eso, hoy en honor a todo esto herencia culinaria picante, hoy decidimos compartir contigo una deliciosa receta para que prepares una salsa con chile serrano, que le irá más que bien a tus huevos en la desayuno, tus tacos dorados en el almuerzo o tus quesadillas en la cena. Bueno, en realidad puedes ponerle lo que quieras, pero tienes que saber que pica un poco más que el de chile de árbol. Dicho esto, ¡manos a la obra!

Ingredientes

  • 6 tomates
  • 7 chiles serranos
  • 1 diente de ajo grande
  • 1 cucharadita caldo de pollo
  • Sal al gusto

¿Cómo te preparas?

  1. Cocine los tomates y los chiles. Licúa el ajo, la sal y el consomé con la misma agua.
  2. Puedes servir caliente o esperar a que se enfríe.
  3. ¡Listo!

Leave a Comment