El blaklava era considerado un postre de familias adineradas y lo preparaban para fechas especiales o para alguna celebración, llegó a Atenas gracias a los marineros y comerciantes.