¿Cómo hacer masa madre?, así puedes preparar este boom en la panadería

El arte de hacer pan, sin duda, es algo muy infravalorado. Pan de molde Es uno de los primeros alimentos de la humanidad como sociedad “civilizada”, fue y sigue siendo la base de la alimentación humana en todo el mundo.

Y aunque actualmente se han modernizado los procesos, y los ingredientes han mejorado las cualidades y durabilidad del pan, la masa madre es, desde los inicios de la panadería, la mejor forma de obtener levadura para el pan.

Levadura Es un conjunto de microorganismos que tiene la capacidad de realizar la fermentación alcohólica de azúcares y harinas. Este Microorganismo, que forma grupos lo suficientemente grandes como para ser vistos a simple vista, es sensible a los cambios de temperatura y cantidad de alimentos. La levadura común proporciona un sabor ligeramente dulce.

La masa madre, por otro lado, es un fermento vivo, que se crea a partir de la fermentación natural de la harina y el agua.

La diferencia entre esta y la levadura tradicional es que si se cuidan adecuadamente, pueden vivir muchos años. Y cuando digo muchos, quiero decir que hay registros de masas madre de más de 100 años.

Y la función de la masa madre en la panadería es la calidad de pan obtenido, (una miga más grande, con más fuerza, cortezas gruesas y crujientes y sabor ácido).

Pero bueno, dejando esto de lado, les traigo el principio básico de la masa madre.

Ingredientes:

  • Harina integral de trigo o centeno
  • agua a temperatura ambiente
  • 5 ml de jugo de limón
  • 6-7 pasas o sultanas
  • Un tarro grande para hacer la masa madre

Procedimiento:

Primer día: En nuestra olla, mezclamos 5 g de harina de centeno o harina integral con 5 g de agua, el jugo de limón y las sultanas. Remueve con la cuchara, tapa la olla y deja reposar a temperatura ambiente durante 24 horas. No veremos ningún cambio en este día.

Segundo día: Agregue otros 5 gramos de harina y otros 5 gramos de agua. Revuelva, cubra y deje reposar nuevamente a temperatura ambiente por otras 24 horas. En este día tampoco veremos ningún cambio.

Tercer día: Volvemos a añadir 5 g de harina y 5 g de agua y procedemos de la misma forma que en los dos días anteriores, dejándolo reposar otras 24 horas. Es posible que en este día empecemos a ver actividad en la masa en forma de burbujas. Si no, no te preocupes, ¡sigue adelante!

Cuarto día: Añadir otros 5 gr de harina y otros 5 gr de agua. Retirar, tapar y dejar reposar 24 horas más. En este punto es muy posible que veamos burbujas en la masa.

Quinto día: Nuestra masa madre está más elaborada. Las levaduras han aumentado mucho en número y a partir de hoy habrá que alimentarlas con más frecuencia (entre 12-16 horas).

A partir de este día, ya puedes utilizar tu masa madre para la preparación que más te guste.

Mantenimiento:

Cuando haya utilizado su masa madre, o simplemente para “alimentarla”, debe seguir estos sencillos pasos:

si lo usasteDependiendo de la cantidad de masa que sobre, pesamos la misma cantidad de harina y agua. Por ejemplo, si te quedan 200g de masa madre, serán 200g de harina y 200g de agua. Mezclar todo muy bien y dejar reposar durante 24 horas.

Si solo quieres darle de comer, tomarás una pequeña porción del total y será la misma cantidad de agua y harina; Por ejemplo, 200g de masa madre, coges 50 y tiras el resto, a eso le añades 50g de harina y 50g de agua.

Leave a Comment