Aprende a preparar una crujiente y deliciosa milanesa de pollo, te damos la receta

¿Quién no ama una tremenda y deliciosa torta de ¿Milanesa de pollo? ¿O una milanesa muy crocante y bronceada, acompañada de una ensalada fresca con pepino y limón? ¿O una milanesa gratinada con queso, muy al estilo italiano?

Pues la verdad es que desde que me llaman milanesa se me hace la boca agua y deliro con este manjar crujiente que parece de dioses pero es todo un manjar terrenal.

Hay muchas formas de comer pollo, más concretamente la pecho. Muchos vinculamos la pechuga como algo dietético, la lechuga asada con sal y nada más.

Pero creo que su malvado hermano gemelo es el milanesa empanizada crujiente…y digo mal por decir lo mínimo, porque algo tan delicioso no puede ser malo. Y si, de por sí, rebozar algo le da un plus brutal, sumando todos los elementos creamos una joya.

Es por eso que hoy les traigo una buena receta. sencillo y super rapido para tener una perfectamente deliciosa milanesa de pollo.

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo en 6 milanesas.
  • 1 pza de huevo batido
  • ½ taza de leche entera
  • 1 pizca de tomillo
  • 1 pizca de concentrado de pollo en polvo
  • Sal y pimienta
  • 1 taza de pan rallado
  • 100 gr de queso cotija finamente rallado
  • Aceite vegetal en cantidad suficiente

Procedimiento:

En un bol, colocar el huevo batido, la leche, el tomillo, el concentrado de pollo en polvo, la sal y la pimienta.

Allí colocamos las milanesas de pollo y las metemos al refrigerador por 30 minutos.

Con el tiempo, en un plato llano o charola colocamos el pan molido, la pimienta y el queso cotija desmoronado, esto le dará un sabor totalmente diferente, además de darle un hermoso color dorado a tus milanesas. Pasamos las milanesas por ella y cuidamos que quede muy bien cubierta por todos los lados presionando sobre ellas.

Mientras empanizamos las milanesas, en una sartén alta colocamos suficiente aceite para poder freír. Llevar a ebullición y cuando esté a la temperatura adecuada, añadir las milanesas una a una, dando tiempo a que recupere temperatura entre una y otra.

Cuando tengan la textura y el color adecuados, escurrimos y listo.

Estamos listos para disfrutar de una deliciosa y jugosa milanesa de pollo, acompañada de una rica ensalada, o puré de papas o en un pastel o en un taco… En definitiva, tu imaginación y tu capricho son el límite.

Leave a Comment